miércoles, 18 de febrero de 2009

POESÍA, POESÍA,POESÍA...28 DE FEBRERO.

Me agrada la idea de que se relacione el día de Andalucía con los poetas andaluces, ya que eso demuestra que la palabra tiene la fuerza de la identidad personal. Somos las palabras que hablamos y los poetas andaluces han escrito poesía no sólo sobre la tierra donde nacieron sino sobre todos los temas que una vida puede acarrear. Así es que me patecía hacer una pequeña antología de poetas andaluces. Los vídeos vienen a reforzar la potencia de la palabra, pero siempre dejo el texto que se canta, se ilumina, se dibuja. Si celebrar el día de Andalucía supone leer poesía ¡adelante, compañeros! Disfrutadlo.
Los textos que os muestro a continuación vamos a utilizarlos para hacer varias actividades. En esquema.
1. Audición o visualización de la obra.
2. Resumen del texto. Ideas principales.
3. Recursos utlizados por el autor: plano fonológico, plano morfológico, léxico-semántico y pragmático.
4. Valoración final del poema.
5. Escritura de un poema propio a partir de este modelo.
La segunda actividad consiste en escribir un poema tras haber visualizado el último vídeo, el que se dedica a la Alhambra. Para construir tu poema recuerda lo siguiente.
1. Selecciona el léxico ("Que la palabra sea la cosa misma", decía J.R. Jiménez).
2. No tiene por qué tener rima, pero si así lo prefieres recuerda que existe la rima consonante y la rima asonante.
3 Los versos pueden tener una medida fija e ir combinándose con versos de otra medida. Por ejemplo, los versos de ocho sílabas y de cuatro; los versos de once, siete y nueve sílabas. Aunque no tiene por qué tener una medida fija, podéis escribir versículos, verso libre o versos blancos.
4. Escribe.
5. Escribe de nuevo.

*************************************************************************************
SE EQUIVOCÓ LA PALOMA

Se equivocó la paloma.
Se equivocaba.
Por ir al Norte, fue al
Sur.
Creyó que el trigo era agua.
Se equivocaba.
Creyó que el mar
era el cielo;
que la noche la mañana.
Se equivocaba.
Que las
estrellas eran rocío;
que la calor, la nevada.
Se equivocaba.
Que tu
falda era tu blusa;
que tu corazón su casa.
Se equivocaba.
(Ella se
durmió en la orilla.

Tú, en la cumbre de una rama.)

Rafael Alberti.


>

A GALOPAR, de Rafael Alberti

Las tierras, las tierras, las tierras de España,

las grandes, las solas, desiertas llanuras.

Galopa, caballo cuatralbo,

jinete del pueblo,

al sol y a la luna.
¡A galopar,

a galopar,

hasta enterrarlos en el mar!
A corazón suenan, resuenan, resuenan

las tierras de España,

en las herraduras.

Galopa, jinete del pueblo,

caballo cuatralbo,

caballo de espuma.
¡A galopar,

a galopar,

hasta enterrarlos en el mar!
Nadie, nadie, nadie,

que enfrente no hay nadie;

que es nadie la muerte si va en tu montura.

Galopa, caballo cuatralbo,

jinete del pueblo,

que la tierra es tuya.
¡A galopar,

a galopar,

hasta enterrarlos en el mar!


Aceituneros, MIGUEL HERNÁNDEZ


Andaluces de Jaén,

aceituneros altivos,

decidme en el alma, ¿quién,

quién levantó los olivos?

No los levantó la nada,

ni el dinero, ni el señor,

sino la tierra callada,

el trabajo y el sudor.

Unidos al agua pura

y a los planetas unidos,

los tres dieron la hermosura

de los troncos retorcidos.

Levántate, olivo cano,

dijeron al pie del viento.

Y el olivo alzó una mano

poderosa de cimiento.

Andaluces de Jaén,

aceituneros altivos,

decidme en el alma ¿quién

quién amamantó los olivos?

Vuestra sangre, vuestra vida,

no la del explotador

que se enriqueció en la herida

generosa del sudor.

No la del terrateniente

que os sepultó en la pobreza,

que os pisoteó la frente,

que os redujo la cabeza.

Árboles que vuestro afán

consagró al centro del día

eran principio de un pan

que sólo el otro comía.

¡Cuántos siglos de aceituna,

los pies y las manos presos,

sol a sol y luna a luna,

pesan sobre vuestros huesos!

Andaluces de Jaén,aceituneros altivos,

pregunta mi alma: ¿de quién,

de quién son estos olivos?

Jaén, levántate bravas

sobre tus piedras lunares,

no vayas a ser esclava

con todos tus olivares.

Dentro de la claridad

del aceite y sus aromas,

indican tu libertad

la libertad de tus lomas.


POEMA DE LOS CUATRO MULEROS, FEDERICO GARCÍA LORCA.

1

De los cuatro muleros

que van al campo,

el de la mula torda,

moreno y alto.

2

De los cuatro muleros

que van al agua,

el de la mula torda

me roba el alma.

3

De los cuatro muleros

que van al río,

el de la mula torda

es mi marío.

4

¿A qué buscas la lumbre

la calle arriba,

si de tu cara sale

la brasa viva?



UN ESPAÑOL HABLA DE SU TIERRA, LUIS
CERNUDA

Las playas, parameras
al rubio sol durmiendo,
los
oteros, las vegas
en paz, a solas, lejos;

los castillos,
ermitas,
cortijos y conventos,
la vida con la historia,
tan dulces al
recuerdo,

ellos, los vencedores
Caínes sempiternos,
de todo
me arrancaron.
Me dejan el destierro.

Una mano divina

tierra alzó en mi cuerpo
y allí la voz dispuso
que hablase tu
silencio.

Contigo solo estaba,
en ti sola creyendo;
pensar tu
nombre ahora
envenena mis sueños.

Amargos son los días
de la
vida, viviendo
sólo una larga espera
a fuerza de
recuerdos.

Un día, tú ya libre
de la mentira de ellos,
me
buscarás. Entonces
¿qué ha de decir un muerto?



Proverbios y cantares, de ANTONIO MACHADO.
I
Nunca perseguí la gloria

ni dejar en la memoria

de los hombres mi canción;

yo amo los mundos sutiles,

ingrávidos y gentiles

como pompas de jabón.

Me gusta verlos pintarse

de sol y grana, volar

bajo el cielo azul, temblar

súbitamente y quebrarse.

XXIX
Caminante, son tus huellas

el camino, y nada más;

caminante, no hay camino,

se hace camino al andar.

Al andar se hace camino,

y al volver la vista atrás

se ve la senda que nunca

se ha de volver a pisar.

Caminante, no hay camino,

sino estelas en la mar.

XLIV
Todo pasa y todo queda,

pero lo nuestro es pasar,

pasar haciendo caminos,

caminos sobre la mar.

LIII
Ya hay un español que quiere

vivir y a vivir empieza,

entre una España que muere

y otra España que bosteza.

Españolito que vienes

al mundo, te guarde Dios.

Una de las dos Españas

ha de helarte el corazón.

CANTE HONDO, MANUEL MACHADO.

A todos nos han cantado

en una noche de juerga

coplas que nos han matado…
Corazón, calla tu
pena;

a todos nos han cantado

en una noche de juerga.
Malagueñas,
soleares

y seguiriyas gitanas…

Historias de mis pesares

y de tus horitas malas.
Malagueñas,
soleares

y seguiriyas gitanas…
Es el saber popular,

que encierra todo el saber:

que es saber sufrir, amar,

morirse y aborrecer.
Es el saber
popular,que encierra todo el saber.



EL VIAJE DEFINITIVO, DE JUAN RAMÓN
JIMÉNEZ.

…Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros

cantando;

y se quedará mi huerto, con su verde árbol,

y con su pozo blanco.

Todas la tardes, el cielo será azul y plácido;

y tocarán, como esta tarde están tocando,

las campanas del campanario.

Se morirán aquellos que me amaron;

y el pueblo se hará nuevo cada año;

y en el rincón aquel de mi huerto florido y
encalado.

mi espíritu errará, nostálgico…

Y yo me iré; y estaré solo, sin hogar, sin
árbol

verde, sin pozo blanco,

sin cielo azul y plácido…

Y se quedarán los pájaros cantando.


Moaxaja, de Abbada Al-Qazzaz.

Ella es luna, sol, tallo que nace

y perfume de almizcle.

Perfecta, brillante, floreciente

y aroma enamorado.

Quién la mira se prenda de ella

pero es coto cerrado.


************************************************************************************* 2. ESCRIBE UN POEMA SIGUIENDO LAS PAUTAS EXPLICADAS AL PRINCIPIO